E.ON reafirma sus previsiones de beneficio para 2012 y revisará sus pronósticos a medio plazo

  • El EBITDA1 de los nueve primeros meses se sitúa en unos 8.800 millones de euros, el beneficio neto subyacente en 4.000 millones de euros
  • Se espera que el EBITDA del ejercicio 2012 se sitúe entre 10.400 millones y 11.000 millones de euros, y el beneficio neto subyacente entre 4.100 y 4.500 millones de euros
  • E.ON confirma su previsión de pagar un dividendo de 1,10 euros por acción para 2012

E.ON AG, con sede en Dusseldorf, registró un EBITDA de aproximadamente 8.800 millones de euros y un beneficio neto subyacente de unos 4.000 millones de euros en los nueve primeros meses del ejercicio 2012. Los resultados se mantienen ajustados a las previsiones de la compañía mejoradas en agosto.

Las ventas de los nueve primeros meses, de 93.600 millones de euros, aumentaron un 21% respecto a la cifra del año pasado. El segmento de Optimización y Trading de E.ON y sus negocios de red y ventas en Alemania registraron unos aumentos de ventas especialmente significativos. En cambio, las ventas descendieron considerablemente en su negocio de generación nuclear y con combustibles fósiles. Las principales causas fueron el cierre de centrales nucleares en Alemania de acuerdo con la enmienda de la Ley de Energía Nuclear, junto con una menor utilización de capacidad en los activos de generación europeos de E.ON.

El EBITDA de E.ON en los nueve primeros meses, de 8.800 millones de euros, sobrepasó la cifra del año pasado en 2.300 millones de euros. Las principales razones del aumento fueron mejoras significativas en el negocio mayorista de gas de E.ON, debido a la renegociación de contratos de compra con productores de gas; la no recurrencia del efecto negativo de la modificación de la Ley de Energía Nuclear en Alemania; y la explotación de tres unidades nuevas de generación a gas en Rusia. Además, el programa de eficiencia E.ON 2.0, implantado en todo el grupo, empezó a tener impacto en los beneficios. Las mayores aportaciones al EBITDA procedieron del área de Optimización y Trading y de la unidad regional de Alemania, que mejoró sus beneficios en 258 millones de euros, en parte gracias a ahorros en costes.

“Nuestros resultados de los nueve primeros meses reflejan los primeros éxitos de la transformación de nuestra compañía y nuestros continuos programas de mejora de la eficiencia. Pero también indican claramente que nos enfrentamos a grandes retos, especialmente en nuestro negocio de generación”, señala el Dr. Johannes Teyssen, CEO de E.ON. “Esta es la razón por la que seguimos optimizando nuestra cartera de generación convencional y por lo que estamos también estudiando el cierre de algunos activos. En los casos en que los activos son importantes para asegurar la estabilidad del abastecimiento eléctrico, estamos trabajando con operadores de sistemas y departamentos públicos para hallar soluciones provisionales.”

El beneficio neto subyacente aumentó a unos 4.000 millones de euros, principalmente a causa del aumento del EBITDA. El beneficio no operativo aumentó un 23%, especialmente a causa de cargos de amortización. Situadas en 4.300 millones de euros, las inversiones en activos fijos, activos intangibles y participaciones accionariales fueron levemente superiores a la cifra del año pasado. El flujo de efectivo de explotación registró un significativo aumento interanual, elevándose a 6.800 millones de euros. El aumento de las partidas del EBITDA que inciden en la tesorería constituyó uno de los factores positivos. La deuda neta económica de E.ON se situaba en -35.600 millones de euros al final del tercer trimestre, aproximadamente 800 millones de euros menos que al final del ejercicio 2011. La mejora se debe, principalmente, a una tesorería positiva y a los ingresos de las desinversiones.

Sobre la base de su cartera de negocio actual, E.ON sigue previendo que su EBITDA del ejercicio completo 2012 se sitúe entre 10.400 y 11.000 millones de euros, y que su beneficio neto subyacente se sitúe entre 4.100 y 4.500 millones de euros. También mantiene su previsión de pagar un dividendo de 1,10 euros por acción para el ejercicio 2012.

Teniendo en cuenta las notables incertidumbres económicas y los cambios estructurales en la industria energética, las previsiones anteriores de E.ON para 2013 ya no parecen alcanzables. Por consiguiente, E.ON está revisando sus previsiones para 2013 y sus declaraciones respecto a 2015 como parte de su actual proceso de planificación.

*Ajustado para efectos extraordinarios.